Colmenar Viejo Tierra de Cine

Colmenar Viejo y el Cine


Colmenar Viejo, Tierra de Cine

Desde la década de los cincuenta del siglo XX Colmenar viejo se convierte en el marco perfecto para los rodajes cinematográficos. En un tiempo en que se precisaban grandes extensiones de terreno para las películas de todos los géneros populares, productoras españolas y extranjeras encontraron en Colmenar Viejo no sólo el sol y los entusiastas extras colmenareños, sino también unos decorados naturales miméticos con diferentes partes del mundo. Especialmente con el auge del eurowestern, Colmenar Viejo se pone a la cabeza de las localizaciones naturales españolas y sus vecinos se convierten en gentes de cine. Inolvidables secuencias como la batallas de “Espartaco” o “Campanadas a medianoche”, rutilantes estrellas como Charlton Heston, Anthony Quinn o Sofía Loren y afamados directores como Sergio Leone, Robert Siodmak, Win Wenders, Orson Welles o Stanley Kubrick, dejaran su impronta en el celuloide. En Colmenar Viejo debutaron actores como Burt Reynolds o Timothy Dalton, se consagraron astros como Clint Eastwood, y se dio la primera vuelta de manivela de películas como “Cónan, el bárbaro”. En sus estudios se filmaron secuencias de títulos memorables como “Viajes con mi tía” o “El viaje fantástico de Simbad” e innumerables películas publicitarias. Buena parte del cine español pasa por Colmenar Viejo, destacando rodajes como fue el debút cinematográfico de Pilar Miró o los interiores de la inolvidable “Tristana” de Luis Buñuel.

 

Colmenar Viejo,

Plató natural

Productores como Samuel Bronston, Dino de Laurentiis, Philipp Yordan, Alberto Grimaldi, Elias Querejeta, Andrés Vicente Gómez o Emiliano Piedra quedaron cautivados por los parajes de Colmenar Viejo. Llanuras para grandes batallas y cabalgadas, rincones rocosos sinuosos para emboscadas y grandes facilidades para los rodajes en el municipio. Directores como Orson Welles, Robert Rossen, John Milius, o el propio Sergio Leone que decía que “era el poblado del oeste más bonito que había conocido”. Los Estudios cinematográficos Tablada en la Dehesa de Navalvillar y los Verona en terrenos actualmente en Tres cantos conocieron la visita de directores como Luis Buñuel, George Cukor o Pedro Almodovar o curiosidades como el mago de los efectos Ray Harryhausen. Stanley Kubrick filmó una de las batallas más importantes del cine, la de “Espartaco” en la Dehesa de Navalvillar. Anthony Mann por su parte dejará para la memoria una de las historias de amor más cinematográficas, “El Cid” en la Ermita de Nuestra Señora de los Remedios. Se iniciarán rodajes tan importantes como “Cónan, el bárbaro” y serán parajes elegidos para debutar en la dirección por cineastas como Paul Naschy o Pilar Miró.

Gentes del mundo del cine como los productores Agustín Medina o los hermanos Roberts, decoradores como Gil Parrondo, Benjamín Fernández o Ramiro Gómez y constructores como Michelena o el tándem Cubero-Galicia, se hicieron grandes conocidos de Colmenar Viejo.

Los vecinos colmenareños y comarcanos participarán en los rodajes como extras, peones de decoración e incluso en cometidos técnicos de relevancia, siendo en muchas ocasiones los auténticos protagonistas de unas secuencias cinematográficas de gran cine, junto al esplendoroso paisaje en el que destaca el Pico San Pedro.

Colmenar Viejo,

Grandes estrellas

Los vecinos de Colmenar han tenido la oportunidad de codearse con grandes estrellas y astros del celuloide en boga según cada época. En los años sesenta, Sofía Loren, Charlton Heston, Richard Burton, Robert Shaw, Anthony Quinn, Alain Delon; John Gielgud o, aún no tan conocidos, Clint Eastwood, Lee Van Cleef y Eli Wallace. En los años setenta, Claudia Cardinale, Catherine Deneuve, Brigitte Bardott, Jack Palance, John Philipp Law, el otrora padre Karras de “El Exorcista”, Jason Miller, o el más tarde James Bond, Timothy Dalton. Ya en los ochenta y noventa, Sylvia Kristel, Horst Buchholz, el debutante Arnold Schwarzenegger y un almodovariano Antonio Banderas cerraban la nómina prestigiosa.

Tampoco fue ajeno Colmenar Viejo a las estrellas españolas. Por los rodajes pasaron desde Fernando Rey a Ana Belén, pasando por José Luis López Vázquez, Alfredo Landa, Concha Velasco, Jorge Sanz, Antonio Casas, Lola Flores, Rubén Rojo, Alfredo Mayo, Victoria Abril, Conrado San Martín o Francisco Rabal. También de otras nacionalidades afincados en España como Jack Taylor o Patty Shepard. Igualmente los actores españoles especializados en westerns visitarán con frecuencia los decorados colmenareños, como es el caso de Aldo Sambrell, Fernando Sancho, Pepe Calvo, Ricardo Palacios, Cris Huerta o Frank Braña.

Colmenar Viejo,

City del oeste

A partir de “Tierra brutal” de Michael Carreras y la serie “El Coyote” de Joaquín Romero Marchent se inicia el rodaje de westerns europeos, llegándose a contabilizar entre los años 1961 y 1977 quinientos cincuenta y ocho películas del oeste rodadas en el viejo continente. En España, Almeria, Esplutgas, Hoyo de Manzanares, La Pedriza y Colmenar Viejo serán decorados naturales a utilizar en los westerns. En concreto Colmenar Viejo será una de las localizaciones más prolíficas, si no la que más, en España.

En Colmenar Viejo se construye el primer decorado tipo city western de España, aunque de carácter desmontable, en 1958, para “La rubia y el sheriff” de Raoul Walsh.

A partir del rodaje de “Por un puñado de dólares” de Sergio Leone, se construyen en la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo decorados estables para westerns. Al principio cabañas aisladas, y desde 1964, grandes decorados. El primero de estos será el poblado del oeste de Félix Michelena levantado para “El fuera de le ley”, uno de cuyos primeros rodajes es “La muerte tenía un precio”, el más utilizado,  transformado una y otra vez en una city más texana, o en asedio como en “El bueno, el feo y el malo”.

Impresionante resultaba contemplar el Fuerte de 70 x 30 metros levantado para “Antes llega la muerte” de Romero Marchent, que será despues utilizado por directores de la talla de Robert Siodmak. Igualmente de esplendorosos resultaban de contemplar los ranchos levantados para “La marca de caín” y “Las petroleras”.

Todos estos decorados conocieron hasta doscientos rodajes, toda una industria, hasta que son desmontados con el declive del género. Ejemplo tardío pero por un tiempo estable será el poblado mexicano levantado para la serie “El zorro” junto a la carretera de San Agustín de Guadalix.

Y aún más tardío será el decorado de la parada de postas de “Parada en el infierno” (“Stop Over in Hell”, 2016) dirigida por Víctor Matellano.

Colmenar Viejo,

Rutas cinematográficas

A pesar de sólo permanecer en pie el decorado de “Parada en el infierno”, si se pueden contemplar los escenarios naturales de los filmes, desde el casco urbano (“Mando perdido”, “La hija rebelde”) hasta fincas colindantes como en la que se levantó el poblado mexicano para la serie “El Zorro” (Junto a la carretera M-104 en dirección San Agustín de Guadalix, km 5) o la del rodaje de “Cónan, el bárbaro” (Carretera M-607 en dirección Cerceda, km 36).

Principales lugares de rodaje son:

  • Ermita de Nuestra Señora de los Remedios:  edificio restaurado del S. XIII, lugar emblemático para los colmenareños por encontrase allí la Patrona, se convirtió para el cine en el convento donde Sofía Loren se encontraba y desencontraba con Charlton Heston en “El Cid”. Acceso por carretera M-625 en dirección Guadalix de la Sierra, km 2,200.
  • Puente sobre el rio Manzanares: y fincas colindantes, con carretera llena de curvas ideal para persecuciones y cine bélico. Destacan los rodajes de “La brigada de los condenados”, “Cármen, la de Ronda”,  “La gran aventura de Mortadelo y Filemón” y las escaramuzas de “Libertarias”. Acceso por carretera M-618 en dirección Hoyo de Manzanares, km 4,800.
  • Estación de ferrocarril: La actual estación de cercanías de Colmenar Viejo resultó idónea para la llegada de trenes de vapor (“La sombra del ciprés es alargada”) o fantasmagóricos (“La marca del hombre-lobo”). Acceso desde el centro urbano por el Paseo de la Estación.
  • Basilica de la Asunción de Nuestra Señora: Bello templo gótico-renacentista declarado bien de interés cultural que conoció en sus portadas rodajes de historias medievales (“Inquisición”) y en su interior desde la intriga (“Ella y el miedo”) hasta la comedia (“Juana la loca, de vez en cuando”). Recientes rodajes de televisión para series como “Ana y los siete”. C/ Iglesia, en centro urbano.
  • Dehesa de Navalvillar: Fincas municiaples de uso público a las que se puede acceder a pié, bicicleta o caballo, epicentro de la mayor parte de los rodajes. Aquí se sitúa el emblemático Cerro de San Pedro que aparece en los filmes. Varios accesos desde la carretera  M-625 en dirección a Guadalix de la Sierra; km 0,500: acceso al camino de los antiguos Estudios Tablada (Aroztegui) donde se rodó “El Perro” o “La Petición”; Km 2,100: acceso junto a Base de Helicópteros donde se encontraba el poblado de “La muerte tenía un precio”; km 4,900: frente al desvío a la urbanización Puente Real, donde se situaba el Fuerte del Oeste y el rancho de “Las petroleras”. Aún se puede visitar el exterior del decorado de parada de postas de diligencias de “Parada en el infierno”.
Colmenar Viejo Tierra de Cine

“Colmenar Viejo, Tierra de Cine” es una Asociación cuyo fin es reseñar la relación de la localidad con la industria audiovisual.

Te puede interesar

1 comentario

  • Raimundo Pradillo
    07/03/2018 at 6:42 am

    Hola, os falta mencionar a Alejandro Arrieta, constructor, diseñador y socio de Michelena que aunque nunca aparece en los títulos de crédito se merece un homenaje por su contribución a estas películas, toda una vida dedicada al cine y la televisión. Qué bien nos lo pasábamos de niños en los estudios Tablada, jugando con espadas de romanos, o en el saloon del oeste.

LEAVE A COMMENT

Bienvenida

Bienvenidos a la página de la asociación cultural “Colmenar Viejo, Tierra de Cine”, cuyo fin es reseñar la relación de la localidad con la industria audiovisual. Te adentras en un mundo… de película!
Presidente "Colmenar Viejo, Tierra de Cine": Saturnino García.